Oops! It appears that you have disabled your Javascript. In order for you to see this page as it is meant to appear, we ask that you please re-enable your Javascript!

¿Cómo ahorrar energía en casa?

como ahorrar energia en casa

La energía eléctrica es un elemento del cual dependemos diariamente. Si nos detenemos un momento, podremos darnos cuenta que nuestro hogar está cubierto de aparatos eléctricos, los cuales consumen diferentes cantidades de energía dependiendo de la función que puedan cumplir, asimismo como su eficiencia, la potencia con que trabajan y el tiempo que se usan. La energía es considerada como omnipresente porque está prácticamente en todas nuestras actividades. No obstante, para tener acceso a esta energía, la debemos de producir de diversas fuentes. Sin la producción de esta, no solo nos veríamos forzados a realizar trabajos cotidianos manualmente, sino que también alteraría a muchos recursos a su paso los cuales no están indirectamente relacionados a nuestro estilo y calidad de vida. Es aquí donde cabe señalar la importancia de la energía como un elemento que engloba a varios sectores y que afecta a millones de personas.

¿Por qué es importante ahorrar energía eléctrica?

Anteriormente mencionamos lo importante que es la energía eléctrica en nuestras vidas, sin embargo, también es necesario saber por qué es importante ahorrarla. Debemos saber que la producción de energía eléctrica en el mundo, depende principalmente de la quema de combustibles fósiles como carbono, petróleo y gas natural, lo que significa que al ser utilizados, emiten grandes cantidades de dióxido de carbono, metano, entre otros. Lo que sigue como consecuencia de estos procesos a raíz del consumo masivo de la energía tanto en hogares como en lugares industriales, es que estas emisiones contribuyen directamente al efecto invernadero, traducido como el aumento de temperatura de la tierra y alterando el ciclo de vida de muchas especies en el planeta. Estos gases también provocan la llamada “lluvia ácida”, que, además de alterar las condiciones de ríos y lagos, traen como consecuencia y resultado, trastornos en las especies acuáticas y en los suelos por donde pasa este fenómeno.

Para entender mejor el uso de muchos de los dispositivos energéticos, podemos ejemplificarlo con la equivalencia a la cantidad de bombillas de luz (focos de 100 watts) durante una hora de su funcionamiento. Por ejemplo, el aire acondicionado usado durante una hora es igual al uso de 30 focos encendidos. Por otro lado, electrodomésticos como una aspiradora, microondas y una plancha equivalen a 12 de estos focos encendidos por una hora cada uno. Mantener encendido un televisor o una computadora sin usar, equivale a 2 focos encendidos por una hora. Una refrigeradora equivale a seis focos encendidos durante una hora. El ahorro de energía eléctrica, además de que permite ahorrar económicamente, implica una reducción alta en los problemas ambientales que terminan por afectar el ecosistema y a nosotros mismos.

Consumo de energía en el Perú y Sudamérica

Hacia el año 2014, según informes del Dirección General de Electricidad del Ministerio de Energía y Minas, el consumo nacional de energía eléctrica tanto por usuarios del mercado eléctrico como para el del uso propio, aumentó en 1% respecto al 2013. Desde hace unos 10 años hasta la fecha indicada, el crecimiento del consumo de la energía eléctrica aumentó en un total de 5%. Durante el año 2012, el Perú se ubicó en el puesto 14 de consumo de energía per capita, mientras que países como Brasil y México son los que han liderado relativamente en el mayor consumo de energía, según informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

Consejos para ahorrar energía eléctrica

Como ya ha sido mencionado, el consumo de energía eléctrica es como una ecuación donde a más demanda de dispositivos eléctricos que necesitan de más energía, mayores son los procesos para poder producirla. A partir de ese punto, debemos comenzar a cuestionarnos si realmente necesitamos consumir grandes cantidades de energía eléctrica durante el día, puesto a que no estamos realizando muchas tareas con estos dispositivos al mismo tiempo. Si todos consideráramos eso, estaríamos no solo cambiando nuestros hábitos de consumo, sino también, formándonos bajo una cultura ecológica y siendo eficientes energéticamente. Grandes cambios pueden empezar desde el mismo hogar, y es por eso que te dejamos algunos de los consejos más básicos e importantes para ahorrar energía.

  • Desconecta los dispositivos que no estás utilizando: esta regla es una de las más básicas que existen, sin embargo, muchos de nosotros no lo hacemos. Diariamente se presentan situaciones en las que estamos tan concentrados en una sola actividad y no nos percatamos de que hay varios dispositivos eléctricos enchufados que ni siquiera están en uso al mismo tiempo. Es entendible cuando una persona pudiera estar trabajando en una laptop conectada al mismo tiempo que ve televisión, sin embargo, hacer la misma actividad mientras el televisor no está en uso pero sí enchufado, igual está consumiendo energía. Para estos casos, lo mejor es desconectar todo aquello que no se está utilizando y, volver a conectarlo cuando este artefacto se encienda para su uso.

  • Mantenimiento a la lavadora y refrigerador: se sabe que ambos electrodomésticos son los que más energía pueden consumir en poco tiempo, por lo tanto, darles un uso adecuado puede mejorar el consumo de energía que necesitan. En el caso de la lavadora, es importante considerar que la cantidad de ropa que se coloca va a depender mucho de su funcionamiento, y por ende, de la energía que consume. Es así que, si se coloca poca ropa, se va a emplear más agua y más energía para las siguientes porciones que siguen por lavar. Lo mismo sucede en el caso de que si se coloca mucha ropa al mismo tiempo, forzando la función del motor de este artefacto y jalando mucha más energía. Lo recomendable es colocar la cantidad de ropa adecuada, ni menos ni más. Por otro lado, en el caso del refrigerador, es importante siempre verificar sus condiciones de estado, ya que se trata de un electrodoméstico que con su energía puede conservar todo tipo de productos.

  • Apaga las luces que no estén cumpliendo su función: la iluminación es necesaria cuando nos encontramos en un lugar oscuro mientras hacemos otro tipo de actividad, pero al dejarlas encendidas en lugares donde no estamos presentes puede significar un desperdicio de energía. Al igual que por las noches, es importante mantener los focos de luz apagados cuando no se está realizando una actividad bajo ese mismo lugar.

Estas acciones pueden traer grandes resultados a largo plazo no solo por el hecho del gasto por el propio consumo, sino también porque estamos contribuyendo a la mejora del medioambiente y todos los efectos que la energía pueden caer sobre este.

No te quedes con esta información... CompártelaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *