Aprende a mantener tu casa en orden con estos sencillos trucos

tu casa en orden con estos sencillos trucos

Así como a la mayoría de nosotros nos encanta ser recibidos en casas ajenas con un ambiente impecable y acogedor, a otras personas; como familia y amigos, también les encantaría ser recibidos de la misma manera. ¿A quién no le gusta estar rodeado de espacios inspiradores? Sobre todo si se trata de que pertenecer a un ambiente ordenado tiene muchas ventajas. Por si no lo sabías, el orden en cualquier lugar tiene muchos efectos positivos en tu mente y cuerpo, de los cuales probablemente no te has dado cuenta. También se trata de un tema de imagen, es decir, el lugar donde vivimos refleja claramente los hábitos y costumbres que podemos tener, en la mayoría de casos.

¿Cuáles son los efectos de tener una vivienda en orden?

Regresando al tema de los efectos producidos por el orden o el desorden, este es el caso de los ambientes laborales. Muchas veces en publicidad vemos que algunas empresas tienen gran acogida por tener un excelente clima laboral. Hay muchos casos excepcionales en los que es cierto, pero la realidad es que muchas empresas tienen problemas en definir un ambiente laboral enfocado al orden (de manera tangible). Vivir rodeado de compañeros de trabajo que tienen oficinas en mal estado o simplemente pasar horas aturdido por conversaciones en voz alta como si se tratara de un mercado, resulta estresante y lleva a muchos al extremo de dejar su trabajo por mejores opciones.

tener una vivienda en orden

Ahora imagínate salir del trabajo después de un día totalmente agotador como el del ejemplo, llegar a tu casa y encontrarla hecha un desastre…en lugar de reducir el estrés, lo aumenta y cambia el humor de la persona. Este ejemplo no es una novedad en todo el mundo, y es que se trata de una realidad. Además del estrés, cuando se trata de estudiar o trabajar desde casa en un ambiente ordenado, ayuda a evitar distracciones, todo lo contrario a lo que sería realizar labores importantes en un espacio desordenado, con varios objetos alrededor, que no favorecen a la productividad de las personas.

¿Por qué parece una tarea complicada?

El mejor regalo que una persona puede tener para uno mismo y por iniciativa propia, es llegar a casa y estar en manos de la calma y la tranquilidad. Desde abrir la puerta hasta recostarte en la cama es una trayectoria larga que suman puntos a la estabilidad del día. Si queremos sentarnos a la sala para ver televisión, echaremos un vistazo al suelo y a los muebles para ver si no hay objetos que puedan incomodar.

Si queremos ir a la cocina para preparar la cena, queremos encontrar todos los cubiertos y platos lavados, no amontonados y recién listos para lavar, lo que en lugar de simplificar una tarea sencilla, la hace ver como una tarea complicada (además de que se evitan visitas de diferentes animalillos a los que les encanta este tipo de ambientes). Finalmente cuando entramos a nuestro dormitorio, lo mejor e ideal sería que nuestra cama nos reciba de la mejor manera, estando tendida y sin objetos sobre ella. Se trata de colaborar con pequeñas acciones desde que comienza el día, para evitar sobrecargarnos de tareas.

¿Qué debemos hacer para evitar complicaciones?

Probablemente uno de los factores claves por la cual muchas veces postergamos tareas y se nos amontonan, es la puntualidad, aquí te lo explicamos. Si eres una persona que tiene que ir a trabajar temprano, la noche anterior pondrás tu alarma para despertarte un par de horas antes. Cuando llega el momento de que suena la alarma, en lugar de levantarte de la cama, la postergas a unos cinco minutos más, y esos cinco minutos se convierten en 20 minutos o media hora, logrando que tengas menos tiempo para alistarte para ir al trabajo, y por ende, dejar algunas tareas incompletas. Algunas de ellas podrían ser que no tiendas tu cama, dejes tu pijama en los alrededores de tu habitación, no laves la taza y cubiertos de tu desayuno, entre otros.

tener en orden la casa

  • Respeta tus horarios de sueño: Con el ejemplo de la alarma se puede entender el ciclo del desorden. ¿Por qué nos costaría tanto levantarnos de la cama teniendo otras consecuencias aún más agotadoras? La respuesta es porque nos acostamos tarde y no cumplimos nuestras horas de sueño adecuadas. A muchos de nosotros nos encanta llegar a casa de noche y ver una película o una serie, y así pasa el tiempo y solo dormimos 4, 5 o 6 horas por día, cantidad insuficiente para la productividad de una persona durante su rutina diaria. Es por esa razón que nuestro cuerpo exige seguir recostado en la cama porque le hacen falta más horas de sueño. Con el pasar de los años, como consecuencia de haber dormido muy poco, traen otro tipo de alteraciones físicas, como el envejecimiento rápido. Ten por seguro de que si cambias tu rutina y te acuestas temprano, también te levantarás temprano y tendrás tiempo para resolver todo tipo de tareas.

  • No dejes todo para último momento: Aprovecha los fines de semana para hacer las compras para toda la semana, lavar tu ropa o llevarla a la lavandería, limpiar tu casa y realizar una lista de tareas para la semana. ¡Así es!, el lápiz y el papel aún existen y sirven mucho para realizar apuntes importantes, como los deberes que tienes que cumplir en caso de que no tengas una agenda física. Si trabajas de lunes a viernes, aprovecha en cumplir con esa lista de deberes el sábado y domingo, así durante la semana tendrás menos tareas, especialmente si formas parte de una familia. Sí se pueden concluir con muchas tareas en un par de días, verás que te sobrará un hora extra durante la semana para relajarte y ver un poco de televisión.

  • Aplica un sistema de organización: Especialmente si formas parte de una familia con hijos menores, mantener el orden en casa resulta un poco más agotador. Pero todo tiene solución y se pueden llegar a imponer ideas creativas a los niños para que vean el orden como un juego divertido. Un ejemplo divertido sería colocar contenedores en las habitaciones y en algunos rincones de la casa con diseños personalizados que uno mismo puede hacer, incluso puedes llegar a colocar contenedores por categorías (para papel, cartón, plástico, etc.) De paso que ayudas a los pequeños a contribuir con el medioambiente, los ayudas y educas a ser personas ordenadas. Lo increíble de esto es que se transforma en un hábito, el cual se puede reforzar en un principio con premiaciones que motiven a los niños a seguir cumpliendo con esas pequeñas tareas del hogar.

Por último y lo más importante, es que debes llevar la cuenta de todo lo que haces. No importa si no lo tienes apuntado con ‘checks’, unos minutos de reflexión a diario para saber si se están cumpliendo con las acciones que sumen al orden en el hogar, bastarán. Recuerda que no se trata de tareas complicadas, se trata de tareas sencillas y es nuestra decisión si pueden llegar a verse complicadas. Si con el tiempo sigues todos estos trucos, además de ver tu casa en orden siempre, vas a llevar un estilo saludable desde todos los ángulos, el estrés ya no será un problema y tendrás tiempo extra diariamente para hacer las actividades que más te gusten.

No te quedes con esta información... CompártelaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *